Hide this
Perro Come Popo

Story at-a-glance +

  • La coprofagia (ingestión de heces) es un comportamiento desagradable, pero muy común en las mascotas, especialmente en los perros
  • Créalo o no, en realidad hay una etapa en la vida de las gatas o perras cuando se presenta la coprofagia
  • Un problema médico subyacente o deficiencia alimentaria puede causar que un perro desarrolle coprofagia
  • Cuando la actividad es de larga duración y conductual por naturaleza, podría ser difícil de extinguir
  • Existen varios pasos que puede tomar para detener el comportamiento de que su mascota coma popó
 

¿Por Qué los Perros y (Gatos) Comen Popó?

March 03, 2014 | 2,518 views
Share This Article Share

Por la Dra. Becker

Hoy voy a hablar de un tema muy desagradable

La coprofagia es un término simpático de la ingestión de popó.

Aunque la idea de esta actividad es totalmente asquerosa, en realidad hay una etapa en la vida de un animal cuando se presenta la coprofagia.

Cuando la madre de los perros y las gatas tienen camadas, consumen deliberadamente las heces de sus cachorros o gatitos para ocultar su olor mientras son vulnerables y están resguardados en la madriguera.

Más allá de eso, el consumo de popó o heces - a pesar de ser una queja muy común entre las macotas y dueños de perros en especial – es simplemente asqueroso.

Las Razones Detrás de la Conducta de Coprofagia

Las mascotas comen heces por una variedad de razones. Los problemas médicos son una causa común, incluyendo la insuficiencia pancreática o deficiencia de la enzima. Malabsorción intestinal y parásitos gastrointestinales son también razones médicas comunes que pueden incitar a que un perro coma sus propias heces.

Es por eso que recomiendo a los dueños que envíen al veterinario las heces de sus mascotas cada seis meses para una evaluación, con el fin de asegurarse de que estén libres de parásitos. Los perros sanos pueden adquirir los parásitos intestinales por la ingestión de heces, por lo que el análisis semestral de heces es una gran idea para todos los perros.

El páncreas de los perros secreta algunas enzimas digestiva que ayudan en el procesamiento de alimentos, pero muchos perros no secretan suficientes de estas enzimas y terminan creando una deficiente enzimática. Dado que las heces de otros animales son una fuente de enzimas digestivas, los perros con una deficiencia comen las heces ricas en enzimas. ¡Desagradable!, lo sé, pero es cierto.

Las heces de conejo es una de las fuentes más ricas no sólo de enzimas digestivas, sino también de vitaminas del complejo B. Muchos perros, si se topan con excrementos de conejo, lo devoraran con el fin de aprovechar los nutrientes.

Y los perros que llevan una alimentación a base de alimentos secos y procesados, que no comen alimentos vivos en absoluto, buscarán intencionalmente otras fuentes de enzimas digestivas para compensar su propia deficiencia duradera de la enzima.

Los gatos con deficiencias enzimáticas, mala absorción, o que son alimentados con dietas de baja calidad pueden dar tentaciones a la caja de arena a los perros de la familia. Muchos alimentos secos y  baratos contienen ingredientes que no son biodisponibles, por lo que los ingredientes se pasan sin digerir a las heces, proporcionándoles a los perros carroñeros la posibilidad de "buscar comida en la basura".

Alimentar a su mascota una dieta que contenga proteínas de calidad humana, probióticos y enzimas digestivas suplementarias podría ser útil para detener el impulso de buscar fuentes enteras de enzimas libres en todo el patio o en la caja de arena.

La Coprofagia También Puede Ser un Problema de Comportamiento

Otro motivo de la coprofagia en perros es el comportamiento.

Algunos perros, especialmente aquellos que viven en perreras, pueden comen las heces, ya que están ansiosos y estresados.

La investigación también sugiere que los perros que son castigados por sus dueños por la eliminación inadecuada, desarrollan la idea de que defecar en sí es malo. Así que tratan de eliminar la evidencia al consumir sus heces.

Otra teoría que parece tener algo de verdad es que la coprofagia es un rasgo observado en todos los caninos - lobos, coyotes y perros domesticados - y surge cuando la comida es escasa.

Por desgracia, yo veo esto con mayor frecuencia en las granjas de perros. Los cachorros que pasan hambre y que son destetados demasiado jóvenes, tienen que luchar por un puesto en el plato de comida, o se ven obligados a sentarse durante semanas en una pequeña jaula sin nada que hacer, están en alto riesgo de desarrollar un comportamiento habitual de ingerir heces el cual será un problema difícil de frenar.

El comportamiento o conducta coprófaga puede ser un comportamiento aprendido. Los perros mayores con este hábito repugnante pueden enseñarlo a otros perros más pequeños en el hogar.

Como un juego disfuncional que imita las acciones de otro animal, un perro puede enseñarles que hacer al resto de la manada mientras pasean por el patio trasero.

Cuando la Ingestión de Heces es un Problema Compulsivo

Algunos científicos creen que los perros comen heces, simplemente porque es delicioso para ellos.

No estoy de acuerdo con esto.

Algunos perros tienen normas muy extrañas sobre las heces que ingieren. Es extraño pensar que cualquier norma se aplica a las heces como un grupo de alimento, pero por ejemplo, algunos perros solo consumen heces congeladas (en mi practica nos referimos cariñosamente a estos como poopsicles (paletas)).

Otros consumen sólo las heces de un animal específico. Y otros sólo comen heces en ciertas épocas del año.

Por lo que algunos perros que se tropiezan con las heces deciden probar eventualmente, mientras que otros se obsesionan con el consumo de ciertas heces.

Consejos para Frenar el Repugnante hábito de su perro

Lo que sí sabemos con certeza es que los perros no comen heces debido a que tienen una deficiencia de heces

Afortunadamente, hay algunas maneras de sentido común para reducir el hábito de la coprofagia en su perro.

  • En primer de la agenda es recoger inmediatamente las heces de su perro, justo después de que haya defecado. No deje las heces anteriores en su lugar para defecar.
  • A continuación, si usted tiene gatos, consiga una caja de arena de auto-limpieza o coloque la caja en un lugar en su casa donde el perro no pueda llegar a ella.
  • También recomiendo mejorar la alimentación de su mascota tanto como sea posible, y añadir enzimas digestivas y probióticos a la hora de la comida.
  • Ofrézcale a su perro  juguetes que desafían su cerebro y calmen su aburrimiento.
  • Suficiente ejercicio también es crucial para mantener el cuerpo y la mente de su perro estimulada. Los perros aburridos tienden a desarrollar hábitos y conducta mucho más rara e inquietante que los perros que hacen mucho ejercicio y estimulación mental.
  • Por último, considere la posibilidad de probar uno (o más de uno) de los muchos productos de disuasión de coprofagia vendidos sin receta. Estos son polvos que puede espolvorear sobre la propia materia fecal o se lo puede dar junto con sus alimentos para crear heces sin olor. Pero tenga en cuenta que estos polvos contienen MSG, incluyendo la mayoría  de los remedios que podría comprar en línea.

    También, puede ser que le hayan recomendado agregar un ablandador de carne a los alimentos o a las heces para desalentar el consumo por su perro, pero la mayoría de los productos ablandadores de carne también contienen MSG.

    Le recomiendo que busque un elemento de disuasión no tóxico que no contenga glutamato monosódico o MSG

Thank you! Your purchases help us support these charities and organizations.

Food Democracy Now
Mercury Free Dentistry
Fluoride Action Network
National Vaccine Information Center
Institute for Responsible Technology
Organic Consumers Association
Center for Nutrtion Advocacy
Cornucopia Institute
Vitamin D Council
GrassrootsHealth - Vitamin D*action
Alliance for Natural Health USA
American Holistic Veterinary Medical Foundation
The Rabies Challenge Fund
Cropped Catis Mexico