Hide this
Pesticidas en la Agricultura

Story at-a-glance +

  • Un grupo de trabajo internacional advierte que la agricultura a grande escala y a base de productos químicos posee una amenaza al suministro alimenticio mundial y manifiesta que los insecticidas neonicotinoides deben ser eliminados
  • Tres cuartos de nuestros cultivos de alimentos requieren de polinizadores, quienes están siendo eliminados por estos insecticidas. Los gusanos/lombrices y los microorganismos del suelo son igual de importantes para la producción de alimentos, y los pesticidas también están teniendo un efecto adverso sobre ellos
  • Nuevas investigaciones demuestran que vivir en un rango de una milla de cultivos tratados con pesticidas aumenta su probabilidad de tener hijos con autismo en un 60 por ciento
  • La aproximación a campos tratados con clorpirifos durante el segundo trimestre de embarazo fue el resultado de un riesgo mayor de 3.3 veces de tener un hijo autista
  • La exposición a los piretroides poco antes de dar a luz aumentó el riesgo de que una mujer tuviera un hijo autista en 82 por ciento. La exposición durante el tercer trimestre aumento el riesgo en un 87 por ciento
 

Los Pesticidas Ponen en Riesgo a la Producción Mundial de Alimentos, Advierte un Grupo de Trabajo Ambiental

July 15, 2014 | 9,750 views
| Available in EspañolDisponible en Español
Share This Article Share

Por el Dr. Mercola

En los últimos años, se ha hecho cada vez más evidente que la agricultura a gran escala, a base de productos químicos está planteando una amenaza directa al suministro de alimentos del mundo. Sus peligros ahora superan cualquier beneficio que pudiera tener en términos de eficiencia.

Como se informó recientemente por The Guardian,1 un equipo internacional de científicos ha llegado a la conclusión de que las regulaciones de pesticidas han "fallado en prevenir el envenenamiento de casi todos los hábitats", poniendo así en riesgo la producción mundial de alimentos.

De hecho, la locura es tal que tendría que ser un sociópata para mostrarle a las empresas de agroquímicos los daños devastadores que están causando los agroquímicos.

Es un modelo completamente insostenible para la producción de alimentos, ya que un ambiente tóxico, no nos va a permitir cultivar ningún alimento que no sea toxico. Como se señala en el artículo destacado:

"Las criaturas esenciales para la producción mundial de alimentos - desde abejas hasta lombrices de tierra – están propensos a sufrir graves daños y los productos químicos deben ser eliminados."

Un Grupo de Trabajo Sobre Plaguicidas Sistémicos Emitió una Advertencia Severa

La evaluación a lo largo de cuatro años,2 realizada por 29 investigadores internacionales, se centró en los efectos ambientales de una clase de insecticidas sistémicos conocidos como neonicotinoides.

Cada año, los agricultores gastan $2.6 mil millones (1.53 billones de euros) en la aplicación rutinaria de estos insecticidas. Esto a pesar de "una sorprendente falta de evidencia" de que estas sustancias químicas en realidad aumentan los rendimientos de los cultivos. Según Jean-Marc Bonmatin del Centro Nacional Francés para la Investigación Científica (CNRS):3

"La evidencia es muy clara. Estamos siendo testigos de una amenaza a la productividad de nuestro entorno natural y de cultivo al igual que la planteada por los organofosforados o DDT.

Lejos de proteger la producción de alimentos, el uso de insecticidas neonicotinoides está amenazando la infraestructura que los permite.”

Cuando digo infraestructura me refiero a los polinizadores, como las abejas y las mariposas, sin ellas las tres cuartas partes de nuestros cultivos no pueden crecer. Los gusanos y los microorganismos del suelo son igualmente importantes para la producción de alimentos, y los pesticidas están teniendo un efecto adverso sobre ellos.

Además de dañar la infraestructura que hace posible la producción de alimentos, los neonicotinoides también envenenan cada criatura, ya se grande o pequeña, que se alimenta de la planta contaminada directa o indirectamente. El roció toxico radiactivo creado por los productos químicos agrícolas también afecta a la población humana.

Vínculo Entre los Pesticidas y el Autismo

Los plaguicidas organofosforados son conocidos por sus peligros para la salud humana. Por ejemplo, la exposición prenatal, ya ha sido relacionada con retraso en el desarrollo cerebral, reducción del coeficiente intelectual, y el déficit de atención.

También he señalado los vínculos convincentes entre los productos químicos agrícolas y el autismo, y la nueva investigación (conocida como el estudio4, 5 CHARGE) muestra que vivir dentro de una milla de los cultivos tratados con pesticidas incrementa sus probabilidades de tener hijos con autismo. Según lo informado por Scientific American:6

"El estudio de 970 niños, nacidos en zonas agrícolas del norte de California, es parte del proyecto más grande hasta la fecha que explora los vínculos entre el autismo y la exposición ambiental. Es el tercer proyecto que vincula las exposiciones a pesticidas prenatales al autismo y a los trastornos relacionados.

"El peso de la evidencia está comenzando a sugerir que la exposición de las madres durante el embarazo puede jugar un papel en el desarrollo de trastornos del espectro autista", dijo Kim Harley, un investigador de salud ambiental en la Universidad de California en Berkeley, quien no participó en el nuevo estudio...

Los niños de las madres que vivían a menos de una milla de los campos tratados con pesticidas organofosforados durante el embarazo tuvieron una probabilidad del 60 por ciento de tener autismo que los niños cuyas madres no vivían cerca de campos tratados.” [El énfasis es mío]

¿Existe Tal Cosa Como una Toxina Segura?

El estudio CHARGE vinculo diferentes plaguicidas a diferentes tasas de riesgos, pero en general, el riesgo de autismo se incrementó significativamente por la proximidad a los campos tratados con pesticidas.

  • La proximidad a los campos tratados con clorpirifos durante el segundo trimestre de embarazo resultó en un riesgo de 3.3 veces de tener un hijo autista. (El clorpirifo es el pesticida organofosforado aplicado con mayor frecuencia. Está prohibido el uso en jardines domésticos, debido a los riesgos de salud, pero es permitido en la agricultura)
  • La exposición a los piretroides, poco antes de la concepción aumento el riesgo de tener un hijo autista en un 82 por ciento
  • La exposición a los piretroides durante el tercer trimestre aumentó el riesgo en un 87 por ciento
  • Los pesticidas carbamatos se asociaron con retraso en el desarrollo, pero no al autismo

Los resultados de la exposición a los piretroides son particularmente dignos de mención, ya que han sido promovidos como una alternativa más segura a los organofosforados mayores. Estos hallazgos cuestionan claramente tales afirmaciones. Estudios previos en animales también han sugerido que los piretroides pueden causar daño neurológico, inmunológico y reproductivo.

Otras investigaciones recientes han relacionado al pesticida carbamato a un mayor riesgo de linfoma no-Hodgkin, así que el impacto total de estos productos químicos van mucho más allá de un posible riesgo para la salud...

Otra investigación que vale la pena mencionar es el estudio CHAMACOS recientemente publicado, que monitoreo a cientos de mujeres embarazadas que viven en la meca agrícola del Valle de Salinas, California. En este caso, la exposición de las madres a los organofosfatos durante el embarazo se relacionó con:

  • Menor tiempo de embarazo
  • Reflejos neonatales deficientes
  • Bajo coeficiente intelectual y bajo funcionamiento cognitivo en los niños
  • Riesgo mayor de problemas de atención en niños

Un Estudio Retirado Sobre la Alimentación con Transgénicos Fue Nuevamente Emitido, Creando Polémica

Mientras que los pesticidas son fundamentales para la agricultura convencional en general, los cultivos transgénicos o genéticamente modificados reciben cantidades mucho más elevadas, y por lo tanto representan un riesgo aún mayor para su salud. Uno de los estudios más famosos que demuestran los peligros por comer alimentos transgénicos es el estudio lifetime feeding realizado en el 2012 por el Dr. Gilles-Eric Seralini, donde demostró que el maíz Roundup Ready (NK603) causó impactantes efectos en la salud, incluyendo tumores masivos y muerte temprana. A las ratas que se les dio herbicida glifosato en el agua potable también desarrollaron tumores grandes.

El estudio de Seralini fue retirado por el editor en diciembre del 2013, poco más de un año después de su publicación. De acuerdo con el editor, Reed Elsevier, el estudio "no cumplía con los estándares científicos". Si bien no se encontraron errores o falsedad de los datos, el estudio tenía un tamaño demasiado pequeño para mostrar una conclusión definitiva sobre los efectos en la salud, dijeron ellos. En resumen, fue retirado porque sus resultados no fueron “concluyentes."

Esta fue la primera acción de Elsevier quien fue ampliamente criticado. Después de todo, bastantes estudios tienen hallazgos no concluyentes y ninguno de ellos ha sido retirado por esa sola razón. Los resultados no concluyentes en realidad NO son motivo válido para retractarse. Esto de por sí dice mucho sobre lo que pudiera hacer la industria de la tecnología química a fin de suprimir la evidencia del daño.

Ahora, el estudio ha sido nuevamente publicado, creando polémica sobre sus conclusiones. Esta vez, fue publicado en una revista mucho menos conocida Environmental Sciences Europe.7, 8 También incluye datos más amplios, en comparación con su primera publicación. No es sorprendente que el estudio otra vez haya sido objeto de ataques, y por las mismas razones que antes.9 Mientras que la guerra de los medios, sin duda, seguirá en marcha sobre la veracidad y confiabilidad del estudio de Seralini, no nos olvidemos que hay muchos otros estudios que apoyan la noción de que los alimentos transgénicos representan un peligro para su salud— debido a la alteración genética de la planta como por la contaminación elevada con pesticidas.

¿En Quién Confía Su Salud y el Futuro de sus Hijos?

Cuando observa ampliamente el paisaje de los alimentos transgénicos, es más evidente que la industria de la tecnología química - que es la responsable del desarrollo de estas semillas hambrientas de químicos- estén haciendo todo lo posible para mantener el control del mercado. Esto incluye crear investigación que debiliten sus demandas de seguridad y gastando decenas de millones de dólares en la lucha contra el etiquetado de transgénicos.

Recuerde, sólo el año pasado fueron sorprendidos con las manos en la masa en un esquema de lavado de dinero diseñado para ocultar la identidad de las empresas que aportaron fondos a la campaña anti-etiquetado en el estado de Washington. ¿Desde cuándo la actividad ilegal equivale a la confianza? Considere eso, querido lector, la próxima vez que lea un artículo malvado a favor de la industria que ataca la última evidencia de daño de los organismos transgénicos.

El Estado de Washington Está Avanzando para Responsabilizar a la Industria por sus Crímenes

En cuanto a quienes participaron en las actividades ilegales que se presentaron durante la campaña de etiquetado del estado de Washington I-522 OGM, ya están recibiendo su merecido... Claro, la industria pensó que ganaría la victoria a través de su sistema ilegal, pero fueron atrapados, y millones de estadounidenses ahora saben cuáles son las empresas dispuestas a cruzar las líneas de la moralidad e integridad sobre la ilegalidad absoluta y mentirosa. Ahora, pudieran verse obligadas a pagar al Estado de Washington $30 millones en multas por violar las leyes de financiamiento de campaña del estado. Según lo informado por el Instituto Cornucopia:10

"Un juez del condado de Thurston... rechazó los esfuerzos de la Grocery Manufacturers Association (GMA por sus siglas en inglés) para suprimir una demanda en la que el fiscal general (AG por sus siglas en inglés) Bob Ferguson acusa al grupo de presión de Washington DC, por lavado de millones de dólares en la campaña del otoño pasado...

El caso ha producido un sendero fascinante de documentos desde el vestíbulo de la industria alimentaria. La industria agraria y los fabricantes de alimentos gastaron más de $47 millones en el 2012 para derrotar estrechamente una proposición electoral de California para exigir el etiquetado de alimentos transgénicos. Cuando anticiparon batallas adicionales, específicamente en Washington, la asociación se propuso, en sus palabras, “alcanzar un mecanismo de financiamiento mientras garantizaban protección contra ataque a las empresas individuales que proporcionaran financiamiento" con el fin de derrotar las medidas electorales...

La Jueza Christine Schaller rechazó la petición de la asociación para desestimar la demanda... Cinco empresas donaron $14 millones y pico para derrotar la medida de [Washington]: El gigante del agro negocio Monsanto gastó $5.4 millones; Dupont puso $3.9 millones; Pepsico donó $2.5 millones; y Nestlé y Coca-Cola pusieron $1.5 millones cada uno.

Como suele ser el caso, la campaña de la industria creó un grupo líder. Una mujer se puso en marcha como portavoz titular. Todo el trabajo fue hecho por una empresa de consultoría que ha estado manejando campañas corporativas en contra de iniciativas durante casi 40 años, Winner & Mandabach, con sede en Beverly Hills, California. Cubrió el cielo entero con anuncios televisivos enfocados en los ciudadanos de Washington..."

Irónicamente, y lo más revelador, de los más de $20 millones recaudados para la campaña anti-etiquetado, sólo unos miserables $600 dólares, sí, seiscientos, sin ceros adicionales, provinieron de los residentes en el estado de Washington. Las leyes de la campaña del estado de hecho requieren que un comité político registrado en la Comisión de Divulgación Pública muestre que al menos 10 ciudadanos de Washington hayan donado un mínimo de $10 dólares cada uno... Ni siquiera pudieron contar con ese requisito legal, y esa fue la única disposición de ley del estado que la jueza Schaller terminó eliminando.

Recientemente nombré a la GMA "la corporación más malvada en el planeta", teniendo en cuenta el hecho de que esta principalmente formada por productores de plaguicidas y fabricantes de comida chatarra que están dispuestos a violar algunos de sus derechos más básicos, sólo para garantizar que sus alimentos chatarra subsidiados, transgénicos y dependientes de químicos, mantengan su status quo.

La locura ha ido demasiado lejos. Es hora de unirse y luchar de nuevo, por esa razón lo invito a boicotear cada producto propiedad de los miembros de la GMA, incluyendo marcas naturales y orgánicas. Para conocer más sobre este boicot y las marcas traidoras que se incluyen, por favor visite TheBoycottList.org. También lo invito a donar al Organic Consumers Fund. Su donación ayudará a luchar contra la demanda de GMA en Vermont, y también ayudara a ganar la iniciativa de ley del etiquetado de organismos transgénicos en Oregón en noviembre.

Vote con su bolsillo, cada comida que compre hace una diferencia enorme. Al boicotear las marcas traidoras que son parte de GMA, puede ayudar a nivelar el campo de juego, y ayudar a recuperar el control de nuestro suministro alimenticio. Y como siempre, continúe educándose sobre los alimentos transgénicos y comparta sus conocimientos con su familia y amigos.

Thank you! Your purchases help us support these charities and organizations.

Food Democracy Now
Mercury Free Dentistry
Fluoride Action Network
National Vaccine Information Center
Institute for Responsible Technology
Organic Consumers Association
Center for Nutrtion Advocacy
Cornucopia Institute
Vitamin D Council
GrassrootsHealth - Vitamin D*action
Alliance for Natural Health USA
American Holistic Veterinary Medical Foundation
The Rabies Challenge Fund
Cropped Catis Mexico